Cómo conseguir bordes perfectos y tartas rectas + receta de crema de speculoos

Cómo conseguir bordes perfectos y tartas rectas + receta de crema de speculoos

Una de las cosas más importantes cuando hacemos tartas en repostería creativa es que los bordes sean perfectos y que las tartas, por muy altas que sean, estén rectas.

Así que una tarta perfectamente ganacheada es símbolo de calidad y buenos acabados. Existen muchas técnicas para conseguir tartas con ángulos de 90º de infarto: discos de metacrilato, palas alisadoras altas y de metal o herramientas como el ProFroster. Desde que lo probé, no utilizo nada más. Es sencillo de utilizar y el resultado es perfecto en muy poco tiempo. Yo siempre digo que cuando tienes un negocio de pastelería debes ser práctico ya que el tiempo es dinero. Así que el ProFroster es una herramienta básica para los amantes de los bordes perfectos con poco esfuerzo.

 

El ProFroster está formado por dos piezas muy fáciles de unir. Consta de una pieza fija, que además tiene un buen punto de apoyo para lograr los 90º, y una pieza móvil, para ajustar la altura en función del tamaño de tu tarta. De este modo, los ángulos rectos están garantizados de la forma más simple.

Pero en este post no sólo quiero compartir con vosotr@s cómo utilizar el ProFroster sino que también quiero compartir cómo hago en casa la crema de speculoos. En mi primer viaje a Bélgica me volví adicto a los speculoos y cada vez que tengo una ocasión especial hago esta crema: fácil de hacer y riquísima para tartas o para untar en tostadas bien calientes.

 

RECETA DE CREMA CASERA DE SPECULOOS

 

180gr de Speculoos Lotus

70gr de Chocolate blanco

150gr de Leche entera

30gr de Miel

30gr de Azúcar moreno

1 cucharadita de Canela

  1. Tritura las galletas hasta dejarlas en polvo.
  2. Pica el chocolate blanco hasta que quede en trozos pequeños.
  3. Junta las galletas trituradas con el chocolate en un bol.
  4. En un cazo vierte la leche y añade la miel, el azúcar moreno y la canela. Cuando empiece a hervir, retira del fuego. Remueve bien para que se disuelvan los ingredientes.
  5. Añade la mezcla de leche a la mezcla de la galleta y mezcla hasta que se hayan integrado todos los ingredientes. Deja reposar hasta que se atempere.
  6. Pon la mezcla en un tarro de cristal, tápalo y ponlo en la nevera para su mayor conservación.

 

Si quieres hacer un frosting de crema de speculoos puedes hacer una frosting básico de queso (consulta mi post de “receta de frosting para cupcakes básicos”) y añadir la crema de speculoos, una vez fría, al gusto.

 

CÓMO CONSEGUIR BORDES PERFECTOS UTILIZANDO EL PROFOSTER

 

En primer lugar debes hornear el bizcocho de vainilla que más te guste y cortarlo en tres o cuatro capas. Cubre cada capa con crema de speculoos previamente. Para montar los bizcochos, debes poner una capa de frosting entre los mismos, tal y como se ve en la fotografía. Adapta el ProFroster a la altura de tu tarta y pásalo para quitar el exceso de relleno. Enfría la tarta durante 2 horas en el congelador.

 

Una vez fría, cubre con la ayuda de una espátula toda la tarta con una buena capa de frosting. Este paso es muy importante, ya que la tarta deberá quedar perfectamente cubierta. De no ser así, deberás repetir este proceso varias veces.

 

 

Sitúa el ProFroster bien ajustado a la tarta, clavándolo ligeramente en el frosting. Asegúrate de que el punto de apoyo del extremo inferior del ProFroster está bien apoyado en la base para garantizar el ángulo recto. Empieza a girar la base giratoria lentamente pero con firmeza con la finalidad de quitar todo el exceso de crema.

 

Al finalizar este proceso, la tarta debería quedarte bien recta y lisa. Si no es el caso, pon la tarta en el congelador 20 minutos más y vuelve a repetir la operación reduciendo la cantidad de crema.

 

Con la ayuda de una espátula para ganache limpia, quita el exceso de crema que haya podido quedar en la parte superior de la tarta.

 

Para decorar puedes poner un poco de crema con la ayuda de una manga pastelera y añadir unas galletas Lotus cortadas para terminar.

 

Así que con este post ya no sirven las excusas para no hacer unos bordes perfectos de infarto. Os dejo el link de la página web de ProFroster para que podáis comprarlo si os ha gustado. Mi opinión: 100% recomendable!

 

¡Nos vemos en 15 días con el último post antes del “break” del verano!

No Comments

Post a Comment